7-años-tibet

7 años en el Tibet

Director:  Jean-Jacques Annaud

 Intérpretes: Brad Pitt, David Thewlis, B.D. Wong, Mako, Jamyang Jamtsho Wangchuk, Lhakpa Tsamchoe

Nacionalidad: USA 

Año: 1997 

Duración: 139 minutos

Guión: Becky Johnston 

Fotografía: Eric Gautier

Música: John Williams

SINOPSIS:

Brad Pitt interpreta al alpinista austriaco Heinrich Harrer, quien en otoño de 1939 inició una expedición para coronar el Nanga Parbat. Esta expedición se verá truncada tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial y la posterior confinanción de Harrier en un campo de concentración junto a su compañero Peter Aufschnaiter, David Thewlis en el film. Tres años después consiguen huir y encontrar refugio en Lhasa, Tibet, donde Harrer entabla una profunda amistad con el actual Dalai Lama, por entonces un niño. Allí Harrer se enamorará de las costumbres de los monjes del Tibet, su cultura y su forma de entender la vida.

OPINIÓN:

Personalmente tengo que decir que es una película que me gusta por basarse en una historia real y por su ambientación en Tibet y todo lo que rodea a la cultura Tibetana. 

Jean-Jacques Annaud dirige nuevamente una película que trata sobre el aprendizaje. En este caso nos hace ver como Harrer, un reconocido Alpinista con éxito mundial, se sumerge en un mundo y una cultura donde la gente se rige por sus creencias espirituales. Este viaje espiritual lo lleva a cambiar la percepción que Harrer tiene de ver el mundo. A entender la simplicidad de la vida misma y a una constante evolución hacia lo espiritual.

Cabe destacar la recreación de la capital de Tibet, Lhasa. Fueron numerosos los problemas de producción que tuvo la película en parte por las amenazas del gobierno Chino. En un primer lugar India fue el lugar elegido para rodar los exteriores, pero tras la advertencia de China al gobierno de la India sobre las represalias que conllevaría que permitiesen rodar allí, Annaud decidió rodar en los Andes y las Rocosas.

En definitiva, 7 años en el Tíbet, transmite el valor de la espiritualidad en la vida, la capacidad de afrontar diferentes situaciones difíciles y el contraste de valores entre Occidente y Oriente.

Como amante de la montaña y de la doctrina filosófica y espiritual del budismo, siempre he querido viajar a Tíbet. Dada la dificultad para poder entrar al país (se necesita un visado concedido por China y la contratación de un guía personal y conductor a un precio desorbitado) aún hoy sueño con poder viajar algún día a esta región situada en el techo del mundo. Si como yo te encuentras en la misma situación, me encantaría recomendarte un país con grandes similitudes con Tíbet como es Nepal, el cual pude recorrer en 2014 y te muestro algunas fotos a continuación.

katmandu-templo
katmandu-templo
pokhara-lago
katmandu-templo

Trailer: