Miyajima, la isla santuario, es sin duda una de las visitas más populares de Japón. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, la isla recibe millones de visitas cada año de turistas atraídos por el gran Torii del Santuario de Itsukushima y el entorno natural que la rodea. Si tú también estás pensando incluirla en tu itinerario de viaje, esta entrada te servirá de ayuda para conocer los rincones que esconde y que no deberías perderte.

Tabla de contenidos

Cómo llegar a Miyajima

Puerto de Miyajima

La isla de Miyajima se encuentra cercana a la localidad de Hiroshima, por lo que prácticamente la totalidad de viajeros que visitan Japón utilizan Hiroshima como base para visitar la isla.

Podrás llegar a Miyajima desde Hiroshima bien haciendo uso del JR Pass en la linea de trenes San´yo o bien utilizando el tranvía comprando el ticket hasta el puerto.

Trayecto de Hiroshima a Miyajima

Una vez llegues a la estación de Miyajimaguchi deberás caminar hasta la zona del puerto situada a pocos metros. Desde allí podrás comprar el ticket para el ferry a la isla. Si dispones de JR Pass podrás utilizarlo y únicamente tendrás que pagar la tasa turística de 100 ¥.

El trayecto desde aquí hasta la isla de aproximadamente 10 minutos.

Qué ver y hacer en Miyajima

Acercarse al famoso Torii antes de que suba la marea

Gran Torii

El gran torii de Miyajima es sin lugar a dudas el símbolo más representativo de la isla. Estoy seguro que sin haber visitado antes el lugar ya lo habrás visto en el alguna imagen publicitaria del país. Este gran torii de 16 metros de altura se construyó en el siglo XII y junto a al templo han sido venerados desde la antigüedad.

Una vez comiences a acercarte a la isla en el ferry será lo primero que te llame la atención. Nuestro consejo es que tengas en cuenta las mareas para que puedas acercarte a él cuando esté baja y puedas tomar las mejores fotografías (si los turistas que allí se agolpan te lo permiten). Una vez sube la marea se crea un bonito efecto donde el torii parece estar flotando sobre las aguas y en días de mar en calma se puede observar un bonito reflejo.

Visitar el Santuario Itsukushima

Itsukushima

El Santuario Itsukushima es sin duda una de las visitas más importantes que podremos realizar en la isla. Este santuario sintoísta construido sobre el agua data del siglo XII y desde 1996 se encuentra inscrito en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

El santuario original fue construido en el siglo VI, pero fue destruido por un incendio dando paso a la construcción del santuario que podemos observar a día de hoy. Consta de dos edificios principales así como otras estructuras y edificios conectadas por bellísimas pasarelas de madera.

Vista del gran torii desde el santuario

Visitar el Santuario Hokoku con su pagoda de cinco pisos y el salón Senjokaku

Pagoda de 5 pisos

Otro de los elementos llamativos que se pueden apreciar desde distintos puntos de la isla es la Pagoda de cinco pisos (Gojunoto). Esta bonita pagoda de color rojizo con algunos elementos de influencia China, tiene 27 metros de altura, data del siglo XV y es una de las cinco pagodas de este tipo que quedan en Japón.

Junto a la pagoda se encuentra el salón de madera Senjokaku, mandado a construir por el shogun Toyotomi Hideyoshi en 1587. Su estructura es la más grande de la isla y cuenta con un amplio espacio interior que te permitirá ver por completo el santuario itsukushima desde lo alto.

Recorrer alguno de sus parques

Parque Natural Tsutsumigaura

Una de las cosas que más nos gustó de Miyajima es de la gran diversidad de parques que tiene situados alrededor de la isla. Son el lugar perfecto para desconectar del bullicio de los sitios más turísticos y para estar en contacto con la naturaleza. Al igual que en otras partes de la isla, te será fácil encontrarte con ciervos que no dudarán en acercarse a pedirte comida. 

Dos de los parques que visitamos y te recomendamos son el Parque Natural Tsutsumigaura y el parque Momijidani.

Meditar en el templo Daisho-In y la cueva Henjokutsu

Daisho In

El templo Daisho-in se encuentra situado en la base del Monte Misen y fue fundado en el año 806 por el monje budista Kobo Daishi. Está considerado uno de los templos más importantes del budismo Shingon y en él podrás visitar diferentes áreas dedicadas al culto, como la cueva Henjokutsu donde se encuentran 88 estatuas budistas en representaciones de los templos de Shikoku.

En los alrededores del templo podrás observar miles de estatuas cubiertas con gorritos y bufandas rojas como ofrenda de los visitantes del templo. Son las estatuas rakan o discípulos de Buda y no encontrarás dos que sean iguales. Fueron talladas a mano durante los siglos XVIII y XIX.

Estatuas Rakan
Templo en Daisho In
Cueva de las 88 estatuas de Shikoku

Subir al Monte Misen

Subida al Monte Misen

Una de las actividades recomendadas para los amantes del senderismo es subir al punto más alto de la isla, el Monte Misen, situado a 500 metros sobre el nivel del mar y desde donde podrás disfrutar de unas maravillosas vistas de la bahía de Miyajima.

El Monte Misen es también un lugar sagrado y de peregrinación budista, ya que Kobo Daishi, uno de los personajes religiosos más importantes del país, visitó la isla en el año 806 y fundó el Salón Misen Hondo. Si decides visitar el lugar debes saber que en el salón Reikado podrás contemplar la llama que ha permanecido viva más de 1200 años y que iluminó a Kobo Daishi. 

Vistas desde la cima

Recorrer Omotesando

Omotesando

La calle Omotesando Shotengai es sin duda la calle más transitada de Miyajima y en ella encontrarás un gran número de tiendas de souvenirs y restaurantes.

Nosotros no somos mucho de comprar souvenirs, pero algo que sí nos vuelve locos es probar la gastronomía de los lugares que visitamos. En esta calle tan popular vas a encontrar algunos puestos callejeros de ostras a la parrilla, un producto local que tiene mucha demanda por todos los japoneses (también los turistas) que visitan Miyajima. ¡No te marches sin probarlas!

Ostras en Miyajima

Dónde dormir en Miyajima

Aunque visitar Miyajima no te llevará más de un día y puedes llegar fácilmente desde Hiroshima, nosotros sí que recomendamos quedarse a dormir en la isla. Vale que es algo caro y que debes mirar con bastante antelación para poder reservar, pero la recompensa de quedarse en la isla cuando todos los turistas se van en el último ferry no tiene precio. Se convierte en una isla totalmente diferente.

Nosotros hemos visitado Miyajima varias veces y nos hemos quedado a dormir hasta en dos ocasiones. Si tuviéramos que recomendarte un lugar económico (pero igualmente cómodo) sería el Hotel Sakuraya. Si tu presupuesto es más holgado te recomendaríamos el Hotel Iwaso, un ryokan con una ubicación increíble y unos baños termales maravillosos.

Booking.com

Mapa de localizaciones

¿Te ha gustado nuestra entrada de Miyajima? No dudes en dejarnos tus impresiones o dudas en los comentarios de abajo.