Si hay una imagen icónica que representa a Japón en todo el mundo esa es la del monte Fuji. Un viaje al país nipón no está completo sin haber visto con tus propios ojos la montaña sagrada y aquí te cuento como fue mi experiencia desde la carismática pagoda Chureito. 

Tabla de contenidos

Un poco de historia sobre el Monte Fuji

Fujisama

Situado entre las prefecturas de Shizuoka y Yamanashi, el monte Fuji, con sus 3776 metros de altitud, es uno de los símbolos más emblemáticos del país y una de las tres montañas sagradas de Japón junto al monte Haku y el monte Tate. A pesar de estar clasificado como un volcán activo, lo cierto es que según los científicos tiene poco riesgo de erupción. Su última erupción registrada data de 1707 y ocurrió 49 días después del terremoto de Hoei, uno de los más grandes registrados en el país nipón.

En el año 2013 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Cómo llegar a la Pagoda Chureito desde Tokyo

Tren express

Aunque hay multitud de agencias que ofertan el viaje hasta la Pagoda Chureito para poder observar el Monte Fuji, aquí voy a mostrarte como hacerlo por tu cuenta.

Desde la estación de Shinjuku deberás tomar la línea JR Chuo hasta la estación de Otsuki (viaje incluido si tiene JR Pass) y una vez llegues a Otsuki deberás tomar la línea Fujikyu hasta la estación Shimo-Yoshida (no incluida en el JR Pass). Llegado a la estación de Shimo-Yoshida deberás salir y caminar durante 1 kilómetro hasta el parque Arakuyama que es donde se encuentra la pagoda.

Para mayor facilidad con los trenes, horarios y precios te recomendamos usar la aplicación Japan Travel by Navitime.

Qué vas a encontrar allí

Monte Fuji con la pagoda Chureito

Una vez llegues al parque Arakuyama deberás subir las escaleras que te llevarán hasta el mirador desde donde podrás ver la Pagoda Chureito y de fondo el maravilloso monte Fuji. La entrada es totalmente gratuita y encontrarás una amplia zona para poder sentarte.

Debes tener en cuenta que el monte Fuji no siempre estará visible, menos aún si viajas a Japón en los meses de verano donde una densa capa de nubes lo cubrirá por completo. Si vas a estar suficientes días en Tokio lo mejor es que vayas observando el parte meteorológico y aproveches para ir a la pagoda en días despejados. Si haces click aquí podrás ver una cámara en vivo instalada en la zona que te ayudará a saber si merece la pena ir a visitarlo o no ese día. 

Aquí te dejo algunas fotos de mi experiencia en la pagoda Chureito y el monte Fuji.

Mapa de localizaciones

¿Has viajado ya al Monte Fuji? ¿Tienes pensado hacerlo próximamente? No dudes en contarme como fue tu experiencia la primera vez que visitaste la montaña sagrada.